Cuenta la Universidad Michoacana con el primer estudio de cañones antigranizo

Su efecto en las lluvias es nulo, afirman investigadores de la Casa de Hidalgo Érick Alba La Universidad Michoacana cuenta ya con el primer

Su efecto en las lluvias es nulo, afirman investigadores de la Casa de Hidalgo

Érick Alba

La Universidad Michoacana cuenta ya con el primer estudio científico enfocado en el efecto ambiental producido por los sistemas antigranizo y su injerencia en el nivel de lluvias. La conclusión obtenida es que el efecto es completamente nulo, aunque el estudio en sí abre la posibilidad de legislar sobre la materia.

El estudio en cuestión, llamado “Cañón antigranizo y sus efectos en la cantidad de lluvia en la localidad de Cheranguerán, Michoacán”, abarca también los municipios de Tacámbaro y Peribán, explicaron sus autoras en entrevista, Alma Adriana Zamudio Cervantes, Maritza Anahí Sanabria Martínez, Érika Soledad Zárate Anguiano y Aidee Arelí Guerrero Castelar, estudiantes de la Facultad de Agrobiología de la Universidad Michoacana en las especialidades de Fitomejoramiento, Parasitología y Fruticultura.

La investigación surgió después de detectarse la inquietud de productores de aguacate de la región ante la existencia de los sistemas antigranizo como tecnología productiva, mismos que funcionan a través de gas acetileno que provoca emisiones sonoras enviadas a nubes que son portadoras de granizo, después de que computadoras enlazadas a satélites meteorológicos vía Internet determinan ese hecho.

Pese a lo innovador del concepto, grupos radicales en Michoacán llegaron al punto de allanar propiedad privada para atacar los equipos, lo que puso en riesgo sus propias vidas por lo explosivo que resulta el acetileno sin el manejo adecuado, al argumentar que la actividad de los cañones “espanta las lluvias y provoca abortos”, por lo que las estudiantes procedieron a su estudio como materia de tesis recepcional.

“El problema (para la investigación) es que hay cañones instalados en zonas en las que se pueden encontrar climas variables, como en Peribán y Los Reyes”, explicaron.

La forma de solucionar ese contratiempo fue colocar pluviómetros al lado de cada sistema antigranizo y cada 500 metros hasta los dos kilómetros de distancia, tanto en la dirección este como en la oeste de cada instrumento, al tomar en cuenta que cada equipo tiene un radio de influencia de un kilómetro, por lo que en realidad se midió la cantidad de lluvia captada bajo la influencia del cañón antigranizo y fuera de ella.

Las revisiones diarias determinaron que la cantidad de la lluvia es la misma, con la variante de que dentro de la influencia del cañón no hubo granizo y fuera de ella sí, para luego comparar la estadística de lluvia de 2011, año en que se realizó el estudio, con el de ciclos anteriores, de donde se determinó que la cantidad de lluvia es semejante cada año, con la diferencia de que en 2011 fueron menos semanas con precipitaciones, pero con mayor intensidad.

Posibles causas
de la inconformidad

Después de que se verificó el allanamiento contra un cañón antigranizo en Tacámbaro, las investigadoras llegaron a la conclusión de que una posible causa de la inconformidad es que los pobladores, principalmente los que se dedican a las labores del campo, observan que la época de lluvias es cada vez más corta, aunque no toman en cuenta que las precipitaciones son más concentradas en esta época.

Sin embargo, eso no es atribuible a los sistemas antigranizo, aseguraron, sino a tala indiscriminada, a la quema de basura y al constante cambio de uso de suelo con la complacencia de la autoridades, sobre todo en el municipio de Tacámbaro, donde las alumnas observaron verdaderos paisajes de estampa que a la semana siguiente ya habían sido incendiados intencionalmente para darle otro uso al terreno.

“Nosotras no estamos ni a favor ni en contra de los cañones antigranizo, hicimos esta investigación para titularnos, pero vemos que lo que ha afectado (el ciclo de lluvias) es el calentamiento global, la deforestación. Cuando nos tocaba ir a Tacámbaro era triste ver que los cerros con pinos eran quemados y a los ocho días había cultivo de chile, en otros lugares había basureros. Muchos dicen que el aguacate es el que provoca la deforestación, el cambio de uso de suelo”, sin tomar en cuenta el daño ambiental acumulado durante décadas, consideraron.

En otros punto de la entrevista, las científicas hablaron sobre la carencia de estudios en torno al efecto de los cañones antigranizo en el medio ambiente michoacano, y su conclusión es simple: “es una tecnología que apenas está llegando al estado”, por lo que la incomprensión hacia su funcionamiento, y muy probablemente intereses políticos y competencias desleales entre productores de aguacate, impulsan las muestras de descontento que realizan personas fácilmente manipulables.

Sin embargo, existe un ejemplo dentro del territorio michoacano que es diametralmente opuesto debido a la necesidad de contar con esa tecnología, y que se refiere a la producción agrícola de Angahuan, en las cercanías del volcán Paricutín, donde las continuas granizadas convirtieron a la pérdida total de cosechas en una dolorosa costumbre, hasta que los pobladores implementaron cañones antigranizo para salvarlas aunque los de esa zona no están conectados a la internet y se accionan manualmente cuando los propietarios consideran que la llegada de granizo es inminente.

Por otra parte, el tema de los sistemas antigranizo resulta nodal en este momento para el desarrollo del campo micoacano, sobre todo al tomar en cuenta que la producción de aguacate significa 27.8 del producto interno bruto de Michoacán, según el mismo estudio de las investigadoras, lo que obliga a una pronta legislación al menos en lo local, mismo tema que se tratará mañana en este mismo espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

La Jornada
La Jornada
siguenos en:

© Copyright 2013 La Jornada Michoacán. Todos los derechos reservados