¡Señorita Laura!

  Pablo Alarcón Cháires Escribir acerca de la peruana y abogada Laura Cecilia Bozzo Rotondo es difícil y me increpo un tanto por ocuparme

Fotograma de una emisión televisiva a cargo de la conductora peruana Laura Bozzo.

Fotograma de una emisión televisiva a cargo de la conductora peruana Laura Bozzo.

 

Pablo Alarcón Cháires

Escribir acerca de la peruana y abogada Laura Cecilia Bozzo Rotondo es difícil y me increpo un tanto por ocuparme de ello, pero es necesario hacerlo por este México del espectáculo mediático, del “pan y circo” y de las complicidades perversas entre el poder gubernamental y los medios de comunicación. No se puede soslayar el impacto que este tipo de personajes tienen en la construcción de la idiosincracia de un importante número de mexicanos que conlleva pautas de comportamiento no deseables.

El show montado por la Laura Bozzo en una región siniestrada por la tormenta tropical Manuel en el estado de Guerrero es fiel guión del modus operandi empleado por ella en diferentes momentos de su carrera televisiva. Vestida de rescatista –o “topo”–, el disfraz de Bozzo fue tan falso como la promesa de ayuda esperada con el helicóptero del gobierno del Estado de México, que más bien la transportó junto con su equipo de producción. Aún sabiendo las necesidades que desde hacía días tenían en zozobra a la población del lugar ante la carencia de agua, alimento y transporte, se priorizaron los objetivos de Televisa sobre la emergencia humanitaria. Eruviel Ávila, gobernador mexiquense (y posible candidato presidencial en 2018), rápido habría accedido a las peticiones de la empresa televisiva que, finalmente, es la que decide quien será el mandatario en cada sexenio.

La afición al doble juego de intereses de Bozzo es tan perversa como su pretendida nacionalidad, como lo refiere Wikipedia y otros medios independientes. Cuando estaba en Perú, se caracterizó primero por su aversión declarada al gobierno peruano de Alberto Fujimori, a quien increpaba a través del canal RBC Televisión utilizando como escenario su programa Las mujeres tienen la palabra.

Posteriormente cambia de empresa (América Televisión) y su discurso político da un giro radical a favor de Fujimori a través del programa Laura en América, que le serviría de plataforma para montar un espectáculo denigrante de la condición humana y que desgraciadamente tuvo rating en sociedades ignorantes y poco críticas como la latinoamericana.

La “doctora” o “señorita Laura”, como le llaman sus seguidores, se ha ocupado de temas presentes en los sectores sociales más golpeados y están referidos al maltrato a la mujer, a la niñez, la drogadicción, el alcoholismo, el desempleo, la infidelidad y otros. Esto no sería problema de no ser que hace suponer que tales problemas son exclusivos de este sector, de que carece de sustento profesional, de que se denigra al ser humano, de que se fomenta la violencia y de que se ha comprobado que muchos de sus programas son un vil montaje actuado. El colmo de la estupidez es verla atacando a sus detractores diciéndoles “asalariados”, como si tener trabajo y recibir un pago por ello fuera denigrante.

Por este tipo de programas es que sus detractores peruanos la recuerdan. Particularmente cuando abordó el tema “Hago todo por dinero” en el que personas de bajos recursos fueron sometidos a humillaciones y vejaciones a cambio de dinero. De acuerdo con Wikipedia: “…se recuerda de ese programa, entre otras ‘pruebas’, a tres personas comiendo rocotos enteros (chiles), una muchacha que se desnuda y que Bozzo hace que corra por todo el set, una mujer que debe besar a un hombre desconocido e inclusive otra mujer que debe lamer las axilas y los pies de un sujeto, todo por dinero”.

Este personaje fue contratado por la televisión mexicana primeramente en TV Azteca con su programa Laura de todos; después migró a Televisa con un nuevo título pero el mismo contenido, Laura, que a la fecha continúa.

La historia de Bozzo incluye procesos judiciales que la llevaron a una sentencia de cuatro años de prisión domiciliaria de los cuales cumplió tres. Su astucia le llevó  a “purgar” esta prisión en los estudios los televisivos Monitor, los que registró como domicilio legal. Se le encontró culpable de haber recibido una placa de oro de Vladimiro Montesinos, funcionario central del gabinete de Fujimori y creador de una organización paramilitar de nombre Grupo Colina, acusado de asesinatos y violaciones a los derechos humanos en contra de la guerrilla y la ciudadanía peruana. Bozzo habría declarado que “se enamoró como quinceañera” de Montesinos, para hacer más suave su condena.

Lo que sucedió en Coyuca, Guerrero, se asemeja en su montaje al caso ocurrido en el terremoto de Pisco, Perú. Ahí la Bozzo “encontró” una niña entre los escombros. Después se sabría que dicha niña era en realidad una actriz, que incluso había participado como panelista en algunos de sus programas.

Esta es la “señorita Laura” que gente con necesidades apremiantes buscan, al grado que al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, le ha quitado la presión social cuando llega acompañado por ella, hacia quien se vuelca el interés y las demandas de solución, cuestionado con ello la existencia del papel benefactor del Estado.

Laura Bozzo es repudiada en su país y en Chile, pero en México es ingenuamente considerada como la posible solución a sus problemas. Nuestro país se ha convertido en el vertedero no únicamente de comida sino de artistas chatarra. Pero lo peor es que las seguimos consumiendo.

[email protected]

2 Reponder a ¡Señorita Laura!

  1. pedro fernández carapia

    por un lado el presidente peña nieto insiste en que no se permitirá a lideres sociales aprovechar la tragedia para su beneficio, y sin embargo saltan enmedio del escenario personajes sin la más mínima calidad moral como la “señorita laura” patrocinada por televisa, que también patrocina a peña nieto. laura bozo monta un circo grotesco con un gobernador como bufón. ese tipo de farsas lejos de posesionar al consorcio televisivo y a sus lacayos los denigra.

  2. Lo que reem…cabrita de éste país es que los jodidos por la desgracia estén esperando víveres que hemos llevado y se utilicen recursos públicos para que “llegue la desgraciada” a que creen, a saludar; no manchen, que hace el gobierno federal “nada” igual que los compatriotas nada y nada bajó los aguaceros para salvar sus vidas.
    Otra cosa, porqué no critica a la asalariada de su hija que salió desnuda en una revista para caballeros?
    Hay que ser solidarios con los desamparados no con los desgraciados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

La Jornada
La Jornada
siguenos en:

© Copyright 2013 La Jornada Michoacán. Todos los derechos reservados